El ansia de vagar

images-16

En una de mis visitas a la biblioteca municipal he dado con una joya de libro. Escrito a dos manos por Alexis Racionero y su padre, Luis Racionero –afamado intelectual catalán. El libro titulado “El ansia de vagar” narra diferentes viajes en distintos puntos del planeta. Uno de los capítulos: “En busca de los hippies”, me ha traído recuerdos que se remontan a un viaje que hice hace casi ya 50 años. Alexis Racionero describe cómo él y su pareja llegaron a Seattle (Whasingtong) vía aérea para después viajar en un Ford Focus por toda la costa oeste hasta San Diego (California). Nosotros, Bittor Olaizola y yo, llegamos a un pueblecito de la costa de Oregon, no por vía aérea, sino abordo de un Chevy por el que pagamos 800 dólares, y con el que recorrimos miles de kilómetros de la costa este a la del oeste; comenzando nuestro periplo en Tampa (Fla.)  Lo hicimos sin reloj, cambiando la ruta si era necesario, sorbiendo lentamente el espíritu del lugar.

Continue reading

Kaminsky y Juanito

Kaminsky y Juanito
José María Fernandez Urquiaga
De los más de 12 años que jugué de delantero en el Frontón México, la mayoría de las experiencias desagradables ya se han difuminado , cosa que tenemos que agradecer los humanos al cerebro. Sería muy duro ir cargando toda la vida con esos lastres. Han pasado ya 44 años de que colgué la cesta pero aún me vienen recuerdos, estos sí agradables, como el que voy a contar.  Se trata de una anécdota sobre una “ chorizada” prefabricada. El autor de la chorizada prefabricada, un desconocido para mí, pero uno más de los que se movían entre el público apostador y el intento continuo de acercarse a pelotaris para que los apostadores les creyeran sus chismes sobre posibles partidos arreglados en la búsqueda de una buena propina. En esta historia le llamaré: “el autor”.

Continue reading

Jai-alai en Nueva York

Un martes, otoño de 1938,  abría las puertas el célebre teatro Hippodrome para ofrecer un espectáculo nunca visto en la ciudad de los rascacielos. Nada que ver con la música, el circo, boxeo, acrobacias, la danza o el burlesque. Aquella noche se vió jugar a cesta-punta por primera vez en Nueva York; jai-alai  jugado por los mejores pelotaris del mundo en un escenario inusual.

Continue reading

Pelotaris en Salamanca

Debut de jóvenes pelotaris en Salamanca
Hace ya algunos años tuve algunas charlas con expelotaris veteranos de cesta punta, entre los que se encontraban cuatro que habían debutado como pelotaris durante la guerra civil española en Salamanca, sin que hubieran cumplido 16 años de edad. Estos pelotaris eran el eibartarra Lucio Barrenetxea y los markiñarras José Mª Laca, Imanol Ibarlucea y José Luis Mandiola. Hoy, que me dispongo a contar las peripecias de aquellos jóvenes inexpertos en la capital salmantina, ya no están entre nosotros, porque se nos han ido todos. Pero en su recuerdo, relataré lo que amigablemente me contaron de sus pequeñas vivencias en Salamanca.

Continue reading