Guanteaz Cuban

Sarean surfeatzen tarteka harribitxi bakarren batekin egiten dezu topo. Hori da gertatu zitzaidana duela egun batzuk. “Semilas en el tiempo” web orrian bada tarte bat pilotari eskainita. “La Pelota Vasca en Cuba” izena daramana. Lehenengo atalean kontatzen digute nolakoak izan ziren euskal pilotaren lehendabiziko aztarnak Cuban. Continue reading

“Musikea Joten Jaken Illuntzean”…

“Pelotariak, zestozko pelotariak, Ameriketan urte asko eginda etortzen ziranean, musikea joten jaken illuntzean etxe aurrean, eta jendeak baltseoan egin. Au musikeruak dirua atarateko asmatakoa izango zan”.
José María Etxaburu, “Ondarroako Kontuak”. Continue reading

El “Eder Jai” de San Francisco (1901)

Hasta hace poco tiempo existía la creencia de que el frontón de St. Louis (Missouri) –funcionó por espacio de dos meses en el año 1904– de ser el primero a dar a conocer la cesta-punta en los Estados Unidos. Pues bien, la creencia era falsa. Gracias a la traductora-escritora Asun Garikano hemos sabido que la primera actividad profesional con la cesta curvada en territorio USA fue en San Francisco (California), allá por el año 1901. Continue reading

San Francisco (Ca); ez Saint Louis

Orain arte nik uste nuen –ni bezala askok– zesta-punta profesionalaren hasiera Estatu Batuetan Saint Louis-en (Missouri) izan zela, 1904an. “World Fair” edo Munduko Feriaren kariaz. Oker geunden. Lehendabiziko jarduera profesionala San Franciscon (California) eman zen, hiru urte lehenago; hain xuxen, 1901an. Continue reading

Cuatro de los grandes

La idea puede que fuera del PR (public relations) del frontón Hartford Jai-Alai. La de juntar a cuatro de las estrellas del cuadro, cuatro delanteros –Mendi, Zulaika, Katxín y Remen– y hacerles posar en lo más alto de un edificio del centro de Hartford. Los cuatro visten la misma camiseta, color rojo, el color del uno en las quinielas. ¿Existe tal vez algún mensaje en el hecho de que los cuatro lleven la misma camiseta? Era la camiseta que no usaban habitualmente o puede que la intencionalidad fuera por otro derrotero: los cuatro eran unos números uno. Continue reading