“Slow motion”: gazi eta gozo

Desiatzen nengoen tantua bukatu bezain pronto errepikamena ikusteko, “slow motion”, mugimendu geldoan, mantso-mantso… Ikusi al huen atzoko finala, Javier, Perú urrunetik…? Ederrak irudiak benetan. Hi bezela, arabarrak omen dituk kamera modernoekin dabiltzaztenak, laudiotarrak hain justu. J. C. Lopez eta Kepa Goiri. Sekulako inbertsioa egin (hala iruditzen zait neri behinik behin), 300.000 eurokoa, hi. Izan ere, teknologia bazter guztietan ari zaigu sartzen. Motozikismoan erabiltzen omen dituzte azken orduko kamerak; baita pilotan ere, bigarren aldiz atzokoan. Ba al dakik gauza bat? Atzoko irudiak ikusiz zera etortzen zitzaidala gogora: zestapunta emanaldietan halako kamerak erabiliko balituzte… Zeren eta, jai-alaiak zerbait baldin badauka ikusgarritasuna da. Enbil, esate baterako, ezker paretatik gora jauzi egiten duenean… ikustekoa izan behar dik mantso-mantso. Gertatuko al da halakorik. Continue reading

“Memorial Elola” (entrevista)

“Tengo una cosa, que no me cansa el frontón, estar horas y horas. La ilusión de verles jugar a los chavales y ver si sale alguno. Yo estoy encantado cuando alguien me pide un consejo”.
Estas palabras sacadas de una entrevista que le hice a Elola hace unos años –la vuelvo a publicar a continuación– reflejan lo que supuso la pelota para José Ignazio. No le cansaba el frontón… Puedo dar fe de ello. Siempre que yo iba a Tolosa, al acercarme a la zona del frontón me fijaba si la puerta estaba abierta. Nada más traspasar el umbral se escuchaba el sonido de la pelota golpeando el frontis. Elola sentado o de pie en la cancha aleccionando a varios chavales. A veces no había nadie en el frontón, solo los aprendices y Elola, el maestro. Charlar con él era un placer, un conversador excepcional. Lo nuestro era monotemático: pelota y más pelota. Daba gusto escucharle. Hablar de viejos tiempos, describir pelotaris. Elola era un viajero incansable que vivía subido en una cometa llamada pelota. Continue reading

“Don Pedro” Mir

Un amigo me ha prestado una joya de video donde Marty Fleishman entrevista al que fuera intendente de Miami Jai Alai durante 42 años: Pedro Mir. Una conversación en inglés de más de dos horas, las imágenes no son de buena calidad, aún así la pieza es un documental fantástico. Aporta información a base de pinceladas que de otra manera se habría perdido para siempre. Tras escuchar a Pedro Mir contar mil historias llego a la conclusión de que el que fuera intendente del frontón de Miami durante 42 años ha sido sino la más, una de las más importantes figuras que ha dado la historia del jai alai durante el siglo pasado. Continue reading

EZ ADIORIK, “CUARTILLO”

Siempre me gustó su apodo: “Cuartillo”. Recuerdo haber preguntado en alguna ocasión de donde le venía el mote. De Mallorca, de su estancia en tierra balear, me dijo alguien. Algo así como que debió de pedir un cuartillo de vino en un bar y desde entonces se quedó con “Cuartillo”. Seguro que “Gari” conoce al detalle la anécdota o sino “Kapela” que también estuvo en Mallorca. Lo cierto es que en nuestro colectivo no será el único caso que la anécdota crea el apodo. Me viene a la cabeza “Taxi” Alberdi al que en Canarias algunos compañeros le vieron llamando a un taxi”: ¡”Taxi!… “¡Taxi!… y desde aquel día Cruz Alberdi se quedó con: “Taxi”. Continue reading

CONVERSANDO CON “CHUCHO” LARRAÑAGA

Los de Chucho Larrañaga fueron otros tiempos, no cabe de duda. Una época de esplendor para la cesta-punta. Larrañaga fue una pelotari irrepetible hasta el punto de convertirse en figura legendaria. Ha vivido la vida intensamente: “He vivido como 200 años”. Fuerte físicamente, extraordinariamente fuerte, campechano como persona. Jugó hasta los 46 años en diferentes lugares pero a pesar de que reside en Miami, Méjico se le quedó clavado en el corazón. Allí pasó sus mejores años, doce, y él no los olvida. Sesea al pronunciar las palabras y todas ellas llevan impresa un deje mejicano que delata su paso por la capital azteca. Vive en la South West terrace de Miami pero regresa a Etxebarria, su pueblo, para un par de semanas. LLeva varios días después de haber visitado a su hijo de un primer matrimonio, un ingeniero que trabaja en Alemania. Nos sentamos en la terraza del Oiala de Etxebarria, su cuartel general, y nos disponemos a charlar. Chucho tiene buena memoria. Continue reading